¿Qué reacción causan los deportes extremos?

By | junio 25, 2018

Existen deportes donde la vida pende de un hilo y el mínimo error podría costar la vida, pero aunque esto suene muy amenazante para algunos, para otros estos deportes son como pasar una tarde con una chica de eulaliaroig.com, toda un maravilla. ¿Serán cociente del peligro que corren? Esta es la pregunta que se nos viene a la mente cuando vemos a alguien haciendo un deporte que en cuestión de minutos podría darle un pase al mundo de los muertos. La respuesta es que si, si son conscientes de lo que hacen y en vez de asustarlos, esto los motiva aún más.

Cuando las personas realizan este tipo de actividades, su cerebro se estimula  produciendo una gran cantidad de adrenalina,  que a la larga termina desencadenando una maravillosa sensación de bienestar.

Las ganas de vivir al límite, la necesidad de alejar los miedos y superarse a sí mismo, son los motivos más grandes para practicar estos deportes. Muchos deportistas extremos indican que uno de los impulsos más importantes para arriesgar la vida practicando este tipo de actividades es la sensación de ir más allá, de superar los miedos  y de sentirse inmortales. Cuando más difícil es lograr un objetivo, más grande es la recompensa de lograr alcanzarlo.

Tener miedo y vencerlo es sin duda una de las sensaciones más gratificantes que hay. Psicológicamente esto brinda una pequeña sensación de poder, aumenta el ego, brinda seguridad en sí mismo y produce una sensación de ser invencibles, incansables e intocables. Se ha comprobado psicológicamente que los deportistas extremos tienen una estabilidad psicológica superior a la de muchos y esto es realmente irónico, pues siempre se pensó que por arriesgar la vida estaban locos, pero resulta que esto los hace cada vez más cuerdos.

Aniol Serrasolses, dejó con la boca abierta a muchas personas al saltar de 35 metros de alto y esto lo hizo en Key Hole, Canadá. Lo que pasaba por la mente de todos era que “estaba loco”, esta hazaña lo hizo mucho más fuerte y lo volvió un icono. Cuando todo terminó, lo único que hizo fue sonreír y gritar «ME SIENTO VIVO». La oración que más se maneja dentro del mundo de los deportes extremos es precisamente esa : “Así me siento vivo” y quiénes son los demás para decir que no es así. Se sabe que los deportistas si arriesgan un poco su vida, pero también se cuidan utilizando métodos de seguridad. Además que la práctica de estos deportes no se hace de sopetón, pues se van tomando riesgos de forma progresiva.

Según una psicóloga deportiva, lo que muchos ven como saltos al vacío, el deportista lo ve como un reto que va a asumir de forma exitosa y en la mente del mismo esto es una motivación para ser cada vez mejor. En la mente del deportista ya todo está resuelto y al ver el vació crea mentalmente su imagen, siente como desciende y disfruta del viaje mucho antes de realizar la hazaña.  Este tipo de cosas mejora significativamente los pensamientos de una persona, estos deportes podrían ser el salvavidas de los pacientes con depresión. Estos dejan en la mente un chip interpuesto que elimina el estrés, los pensamientos negativos y la ansiedad pues todos son liberados luego de superar el miedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *